martes, 1 de febrero de 2011

La nada perfecta

Junto a mí, tu cuerpo,
el deseo de poseer lo imposible,
la vieja guitarra que no sueña,
el arlequín solar,
tu caracola abriéndose al ocaso.

Junto a mí, tu cuerpo,
suma de alba,
arcángel luminoso,
el viento que se muerde la cola,
la cama abierta a ningún camino.

Tu cuerpo, irrepetible,
y el amor
flamea en presencia del aire,
y el corazón
se asfixia en ausencia del labio.

Junto a tu cuerpo, las encrucijadas,
el amor siempre huyendo
hacia otros horizontes.

Junto a mí...
tu cuerpo es la nada perfecta.

de Corriente subterránea (2004-2010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DECÁLOGO DEL POETA MEDIOCRE

1. Escribir de cosas hermosas no hace bueno un poema Las rosas y las joyas, estamos de acuerdo, son hermosas. Pero incluirlas en un poe...