domingo, 20 de marzo de 2011

Sueño

La niebla es un fruto más del paisaje,
dormida y lejana,
me es indiferente.
Solo cuando se acuesta
y aspiro medusas y corazones,
me dan ganas de darme
un banquete de niebla.
Es delicioso
acostarse neblinamente ardiente,
besar esos labios húmedos,
casi fantasmales.
Acurrucado sobre sus pechos redondos,
se bebe una leche
blanca y vaporosa.
Da gusto acostarse en la niebla,
sobre todo
cuando las horas se evaporan
en palomas marchitas.
Desgraciadamente,
no vivimos dentro de la niebla,
así, cuando llega,
nos despertamos desnudos
en su honda delicia.

de Corriente subterránea (2004-2010)

4 comentarios:

  1. Un hermoso texto Cristian, me gustó bastante.

    ResponderEliminar
  2. La niebla,hermosa y a la vez misteriosa y envolvente.Así la sentí en tu poema.Gracias por regalarme un sentimiento para estrenar cuando la vea.

    ResponderEliminar
  3. wowo super seductora esa niebla, no pude abstraerme de la imagen y del sentido , casi un susurro al oído las palabras plasmadas

    Felicitaciones Cristian

    otro abrazo regrande pa'ti desde Chile

    ResponderEliminar
  4. Estimado Juan Carlos, Raquel, Elisa, muchas gracias por pasar por esta encrucijada, y muy agradecido de recibir sus comentarios.
    Un abrazo fraterno

    ResponderEliminar

DECÁLOGO DEL POETA MEDIOCRE

1. Escribir de cosas hermosas no hace bueno un poema Las rosas y las joyas, estamos de acuerdo, son hermosas. Pero incluirlas en un poe...