sábado, 12 de marzo de 2011

Balada tropical revolucionaria

Al caer la tarde, respiro una dulzura juvenil. Allende está muerto.  Al caer la tarde, el cóndor mohicano arroja ángeles al aire. Al caer la tarde, el tiburón caza dantas en los cielos. Al caer la tarde, amor mío, cocina transistores. Al caer la tarde, un viejo y una vieja. Al caer la tarde, a pelar limones. Al caer la tarde, Guantanamera. Al caer la tarde, me fajo y refajo este suspirillo. Al caer la tarde, vi gente correr. Al caer la tarde, no estabas tú. Al caer la tarde, una noche sí, la otra, no…

de Corriente subterránea (2004-2010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nimbostratos o la poesía como liturgia

…la «modernidad» presuponía que el arte era progresivo y, por consiguiente, que el estilo de hoy era superior al de ayer... Erick Hob...