sábado, 12 de marzo de 2011

Melancolía

Lluvia y montañas, tanto aliento y él, Cerbero, puerta a puerta. ODI ET AMO. Altar, el cuerpo, y esta estación en reposo aguarda un colmillo no deseado. Cantar a Maldoror, estos viejos huesos, esta estridencia, este ponerse los zapatos. Chasquea el aire, un dedo, mil dedos, diez mil dedos, siempre el uno. Allá, acá, acullá, suelto las grullas y camellos…

de Corriente subterránea (2004-2010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DECÁLOGO DEL POETA MEDIOCRE

1. Escribir de cosas hermosas no hace bueno un poema Las rosas y las joyas, estamos de acuerdo, son hermosas. Pero incluirlas en un poe...