miércoles, 19 de enero de 2011

Caos

No puede ser esto que escribo
punto y aparte,
cero.
La sonámbula está en otro sitio,
pero ya nada es lo de siempre,
lo mismo.

Alambique, mi rostro,
corto mi rostro en rodajas
de a cien,
en péndulos
de a mil.
Torcido en mi escritorio,
recuerdo que tuve un sueño,
tuve un ciclón,
que giraba, aquí, en mi mano.

No puede ser que pierda
la una y las dos,
las tres y la una,
si alguien piensa que esto que escribo
arde en los zapatos de un cadáver,
está cuerdo.
Pero ya nada es nuevo,
la que despierta está a mi lado
escribiendo,
cuando estoy distante,
punto y coma,
cero.

de Corriente subterránea (2004-2010)

1 comentario:

  1. Esa mujer que acaricias, cada vez que te tocas, tiene una sola manera de emerger, escribiendo. Dejando la guadaña del cuerpo a la sombra y haciendo de la poesía el otro rostro de la muerte. El luminoso. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Nimbostratos o la poesía como liturgia

…la «modernidad» presuponía que el arte era progresivo y, por consiguiente, que el estilo de hoy era superior al de ayer... Erick Hob...