viernes, 5 de noviembre de 2010

Juan Alberto Corrales y Las fábulas del erial

JUAN ALBERTO CORRALES(San José, Costa Rica,1980). A los 15 años viaja a España y Bolivia con la Ruta Quetzal becado por la Agencia Española de Cooperación Internacional. Estudió Derecho en la Universidad De La Salle donde obtiene en 2002 el título de abogado y notario público. Diplomado en Formación Política de la Friedrich Ebert Stiftung.Ha trabajado como asesor en su país en el Parlamento y el Ministerio de Trabajo. En 2007 es becado por la Fundación Carolina para realizar el Máster en Acción Política de la Universidad Francisco de Vitoria en España. Ha publicado ensayos en revistas jurídicas especializadas. Actualmente reside en Lima, Perú.

                          La estancia púrpura

Mi alma era un desierto habitado por animales fantásticos
quimeras sobre catedrales.

El silencio en las naves gélidas.
La caída al abismo en los altos y estrechos vitrales.

Adyacente a estos templos las avenidas luminosas
niebla encendida en extensas galerías,
una sucesión de salones de los que pendían las máscaras
que proyectaban una luz roja y espectral a través de las colgaduras.

Había una gran belleza y desconcierto, una multitud de ensueños a veces terrible./

Me recosté sobre los sitiales de terciopelo,
las delicadas luces cruzaban el claroscuro.

Al extremo de una de las estancias una lámpara y su reflejo,
un extraño y asombroso efecto.

Pensé en el espejo como una ventana desde la que era visto como un rey,
claridad semejante a una luciérnaga y entre la multitud apareció.

¿Quién era ella?

Su cabello tenía un aroma lánguido y suave.

La noche moría con ella en mi descanso.

Extendía sus brazos, resplandeciente como el agua.

¿Qué es este veneno como que corre por mis venas como un río de cristal?

                                                                              Ángel de la mañana

En temporadas estivales bebí las lágrimas de las vírgenes.

La estrella del amanecer me confirió la facultad de ejecutar cada venganza
y con el espíritu de la traición me sentí dischoso en los placeres de la discordia.

En el seno de los tugurios y en infiernos de oro
las madres maldijero a gritos mi nombre.

Clamé al cielo la redención de mis pecados
pero mi consciencia no ha escuchado desde entonces respuesta.

¿Cuál es tu nombre?
Soy Teseo hijo de Egeo también soy olvido por siempre.

                                                  El río santo

El río santo ya olvidado
era trasparente al comenzar el día
errante con árbol, roca y piedras
y en un lecho de hielo como si nunca hubiera sido.

Por encima de efímeros dioses o abismos tu luz permanece
y en tu búsqueda podía escuchar un invisible deleite.

Era entonces compasiva y con mayor temple
en esos días grises atrayentes para mi espíritu
en su inocencia, la locura de sus palabras.

Un esfinge pálida ha saltado desde el muérdago
la he visto como un presagio, un buen augurio.

Una cruz cesleste en las montañas
una cruz celeste en mis sueños.

Las fábulas del erial revela un encuentro personal con lo que se cree sagrado, la contemplación de símbolos liberadores en lugares fantásticos, a través de animales míticos o situaciones más introspectivas. En cada historia se repiten escenas: una ciudad distópica llamada Ur como la antigua región Sumeria, afuera de esa ciudad un erial y un bosque. Las fábulas del erial toman forma en cada poema a través de experiencias disímiles al igual que la monstruosa quimera con fisonomía de diferentes criaturas. Son relatos breves1.
Gracias a Juan Antillón, que remitió el libro en formato pdf. En Los siete ahorcados se trata de ser consecuente con la idea de pluralidad y de abrir un espacio a la poesía costarricense, con el fin de estudiarla y darla conocer. En nuestra mínima historia literaria, el transcurso o el proceso evolutivo de la lírica --como quiera pensarse-- siempre ha sido mutilado, por la generalización, dejando de lado cualquier producción lírica que se aparte de las tendencias o corrientes dominantes.  No es nuestra función juzgar, si una obra es buena o mala, si no profundizar en su origen y en las relaciones que se establecen con el continuum de obras de poetas costarricenses. Sea pues esta pequeña muestra de la obra de Juan Alberto Corrales un homenaje a la memoria que constantemente se nos escapa...
1. Tomado de la Red Carolina, 2010, 5 noviembre.

2 comentarios:

  1. Hola Cristian y gracias por compartír la interesante propuesta de Juan Corrales. Me gustaría que incluyeras algo de Julieta Dobles, Silvia Piranesi y Marta Royo. Si ya lo subiste, me gustaría que me indicases la fecha para leerlo. Un fuerte abrazo buen amigo y feliz finde.

    ResponderEliminar
  2. A mi también me parece bien tu propuesta. Por cierto, que se trata de un poeta bastante joven, nada ingenuo y con buen ritmo.

    Gracias por compartir

    Saludos!!!!

    ResponderEliminar

Generaciones poéticas costarricenses 2.0.

LAS GENERACIONES POÉTICAS DE COSTA RICA           Esta propuesta de clasificación generacional considera que las generaciones literar...