lunes, 12 de octubre de 2009

María Morales C. : El corazón de la urbana realidad

La poesía de María Morales C. es poderosa como las imágenes de una película de Almódovar, síntesis del movimiento urbano que redescubre lo nimio y lo olvidado. Una poesía, caracterizada por la sencillez en el lenguaje y los imaginarios del rock y el punk ,evoluciona dentro de las tendencias retro que revelan como espacios primordiales la televisión y el cine hollywodense. Una literatura, asqueada de las encrucijadas trascendentalistas, mira y ve la realidad tal como es, mezcla de soledad, hastío y dejadez. Morales es la más grande representante femenina de la nueva generación que nos invita a seguir un nuevo rumbo en la poesía costarricense. Una voz poderosa que alcanza las alturas alquimistas de una Eunice Odio, la profundidad mística de una Mía Gallegos, la universalidad de una Ana Istarú. Su libro en el otro patio es la suma del genio, la belleza y la elegancia del alma de la poeta que escarba en los paraísos artificiales de Baudelaire, Kerouac y Burroughs. El libro está dividido entre tres partes, la primera parece desarrollar una historia escindida entre la madurez y la infancia poética, la segunda desarrolla como ejes temáticos el amor y el desamor, el tercero profundiza las relaciones entre la infancia como paraíso perdido, la madurez como paraíso artificial y el cine, la música y la literatura.
La poesía de María Morales alcanza las cimas más impuras y exactas de la realidad como ocurre en el poema "Two of us":

Pasamos la tarde
al suavitel.

Sentadas en el parque
nos vamos con las palomas.

Entre el ir
y el volver,
las cremoletas descienden
cagándonos la ropa.

El poema recobra la infancia como un paraíso perdido, donde se comparten los placeres cotidianos. En todo su esplendor la niñez es el disfrute de los espacios abiertos y las aves cotidianas. También es el goce de la dulzura renovada por los helados. La antítesis entre los términos suavitel / cagándonos se presenta como la antítesis entre la infancia y la adultez, en una se busca la limpieza de las formas en la otra la impureza es alegría y gozo. La cotidianeidad se convierte en una fuerza mágica y llena recodos de asombro e ilusión. En la segunda parte, el amor o la ausencia de él se convierte en el modelo de la vida poetica como ocurre en el poema "New Songs":

Enfrentarse a dos tazas de café
cuando solo se enciende un cigarrillo,
es el resultado de un hasta luego
cuando se quiso decir jamás.
Fue así como la casa llegó a tener más ganchos
pero menos electrodomésticos.
Desde entonces Dylan tiene más canciones.
Desde entonces puedo volver a comerme las uñas,
regresar a mis hábitos de incienso,
de comer pescado con chocolate.
Desde entonces puedo dormir tranquila
sin el concierto de nariz con el cuerpo de hombre.
Tenés que verme despertar cada día,
en el espejo se abre una sonrisa
diciendo jamás.

En este maravilloso poema, un poema único, se observa como el desamor urbano se recrea y recrea en escenas de una maestría implacable. El enfrentamiento con esa soledad simbolizada por las tazas de café y el cigarrillo nos lleva hacia el abandono, a volver sobre las costumbres y manías poéticas. El uso del voseo tan precisamente empleado es una declaración de guerra contra una realidad que oprime, una realidad reducida a la negación de la negación. En la tercera parte la relación entre realidad, cine y televisión, profundiza las revelaciones de una realidad desnuda y urbana, como sucede en el poema "El alter ego de Gabriel García y Metro Golden Meyer":

En el adentro
solo hay discusiones
de reptiles lejanos
entrenados con pasta muy dura,
pero sobre todo
con pasta muy miope.

En el adentro
sólo hay un general panzón,
y unos discípulos que no se dan cuenta
de que cuando él señala,
su mano ya tiembla.

Si las voces
del adentro
salieran al afuera

al afuera
afuera afuera
fuera
de los focos
de las piezas de mecánica
y del uso de la lengua,

algunas revoluciones
no llegarían a ser
tan malos brindis.

Un soberbio poema que desmetifica la relación entre literatura, cine y realidad. La paradoja entre el adentro y el afuera recrea dos espacios que son cada día más lejanos. El poema cada día es más realidad y menos literatura. En la novelística de García Marquez la poeta revela una fractura entre lo literario y la realidad. Lo literario es miope, obtuso, lleno de acólitos que siguen a ciegas las normas y las reglas de los maestros, imitación del gesto y la postura; mientras en el afuera la verdad insoslayable, la realidad que no escapa al análisis y a la desmitificación, la realidad desacralizada en todos sus recovecos y aristas.
El poemario en el otro patio es quizás uno de los mejores publicados dentro de la tendencia a una poesía urbana, una escritura convincente, existencial y llena de descubrimientos. Un libro que no puede pasar desapercido porque está aquí con nosotros.

1 comentario:

  1. Que bieno Crisitian que hagás un zoom a la obra de Merry, muy tuanis, saludos.

    ResponderEliminar

Acerca de Posesiones de Lorena Vargas Mora

La poesía de Lorena Vargas Mora es una poesía concisa, sencilla, evocadora, capaz de atrapar el instante y la memoria. En ella, nos habl...