miércoles, 14 de enero de 2009

Las escuelas o los movimientos literarios en Costa Rica

En la poesía costarricense, la definición de movimientos literarios siempre ha sido un problema, en primer lugar, porque no existen manifiestos; en segundo lugar, porque no había peñas o círculos literarios, y en tercer lugar, porque los poetas no han teorizado sobre su quehacer poético. Sin embargo, en los libros se deja entrever la posición estético-ideológica de cada escritor y de cada grupo de escritores, las editoriales también revelan un norte ideológico, así como los jurados y el sistema cultural.

En los últimos treinta y cinco años se han desarrollado en el país tendencias tan variadas que van desde el exteriorismo hasta el trascendentalismo, pasando por el neo-coloquialismo o neo-humanismo, el intimismo, el neo-barroco o neo-surrealismo, la antipoesía, el minimalismo, el culturalismo, la poesía Zen, etc. Dado que las tendencias no hacen otra cosa que menoscabar el ethos, centro o núcleo, se hace necesario definir el núcleo, éste deberá estar formado por una serie de ideas, más o menos, meditadas, que sirvan de pauta para la creación poética. En nuestro país, este centro surge del Manifiesto Trascendentalista y poesía de sus autores (1977), que ha sido un ente rector en cuanto existe ideología estética. Este libro y sus autores ha influenciado a algunos poetas de la primera transvanguardia, sin embargo, en esta generación los poetas son nihilistas en extremo, no existe para ellos una ideología, una política o una ética que seguir, sino la de narciso. Algunos son continuadores del trascendentalismo, otros subrayan el carácter contradictorio de la escritura y el sistema artístico, otros buscan en las aguas del neo-gongorismo y el surrealismo; algunos miran al oriente lejano y la poesía japonesa; cada uno se pregunta a su manera: ¿Para qué sirve la poesía? ¿Para quién se escribe? Los últimos son herederos de la tecnología y la globalización, de la simulación y el simulacro.

El trascendentalismo como movimiento literario vivencial produjo, produce y producirá las peores aberraciones estéticas, así como graves errores del entendimiento en la poesía costarricense. Aceptado y defendido, al fin y al cabo, por el Canon y por la Academia, el trascendentalismo transgrede la misma naturaleza de la escritura artística, transformándola en una escritura neutra, mecánica y automatizada. El comportamiento de este movimiento es semejante al de la religión y al de la Inquisición: Inquisidor, doctrina, ritos y discursos. La poesía, que no se ajuste a su retórica y a su ideología, no es poesía, sino decadencia, abulia, prosía, solipsismo, y en el peor de los casos, estupidez o ignorancia.

Los rasgos fundacionales buscan colocar la escuela trascendentalista como antípoda de los movimientos precedentes y subsiguientes, por ser considerados como simples modas efímeras, así desconocen que la poesía evoluciona o transcurre como cualquier actividad. El texto expone los siguientes componentes ideológicos:

  1. La poesía tiene origen en los profetas y los cantos religiosos
  2. El trascendentalismo aplica el método científico, se basa en la supra-consciencia y no en la sub-consciencia
  3. La poesía es una experiencia especial que trasciende la experiencia cotidiana del hombre
  4. El poeta trascendentalista aplica la inspiración y la elaboración como un todo
  5. Lo trascendental no es una preocupación metafísica u ontológica, es un pleonasmo
  6. El trascendentalismo se opone al creacionismo, el surrealismo, el exteriorismo o la prosaíza
  7. La poesía no es circunstancial, pero está comprometida con todas las circunstancias, por lo que debe llevar al hombre a un humanismo trascendental
  8. Negar el lenguaje figurado es negar la poesía, aunque el lenguaje figurado y el directo se unen en todas las obras literarias
  9. La poesía es comunicación integral de vivencias trascendentales, un instrumento en la evolución humana, el destino de la poesía que es ultra-literario, porque escapa de la literatura y se confunde con la vida

El trascendentalismo como aberración estética se fundamenta en una oposición entre lo contingente y trascendente, porque se piensa como un movimiento supra-histórico que llega a superar las corrientes estéticas, la mezcla de géneros y la antinomia clásica entre lírica y épica. De este modo, el discurso trascendentalista se asemeja al discurso religioso en cuanto el poeta-sacerdote o pastor debe velar, porque la doctrina o la ley no sea mal interpretada por los acólitos. Esta estructura religiosa permite dominar al grupo de correligionarios, además de no consentir que se desvíen hacia otras ideologías-estéticas, ni aceptar otras posturas que menoscaben los componentes del sistema. ¿Pero cómo se logra que los artistas acepten esta verdad? En poesía, es muy sencillo, mediante la retórica, recuérdese que negar el lenguaje figurado es negar la poesía, aunque el lenguaje directo y el figurado aparecen en todos los textos literarios y no literarios.


5 comentarios:

  1. Solamente un punto: la poesía no evoluciona, porque no está hecha de tiempo, precisamente porque se opone a la cultura.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Un muy acabado análisis del tracendentalismo. Este artículo en particular debería superar las barreras de la blogosfera.

    ResponderEliminar
  3. los poemas son frases que componen sentimientos ocultos que quieren expresarse de una manera alejada dejando en el aire palabras sutiles, romanticas o crueles.

    ResponderEliminar
  4. no siempre nos dicen la verdad
    no siempre conseguimos llegar
    y no se trata de luchar
    simplemente la vida nos da momentos para lamentar.

    no siempre brilla el sol
    no siempre danzamos en la luna
    si no mas bien caemos desde lo mas alto cortando los lazos que una vez nos ataron.

    ResponderEliminar
  5. el trascendentalismo es un movimiento más que respetable y críticas tan duras son poco comprensibles... la poesía de walt whitman es genial tanto en su faceta estilística como en la del significado final, el "tema", algo de lo que todo poema debe, en mi opinión, datar, y de lo que algunos surrealistas se olvidan, como es el caso de Federico García Lorca o Juan Ramón Jiménez en algunos de sus obras, el surrealismo ha de ser bien interpretado por el autor, como en los casos de Paz, Huidobro y Vallejo, y aun así, me parece que la calidad tanto del surrealismo de estos últimos como del trascendetalismo de W.W. no viene dada por el estilo en sí sino por lo que tras de él se esconde.

    ResponderEliminar

Acerca de Posesiones de Lorena Vargas Mora

La poesía de Lorena Vargas Mora es una poesía concisa, sencilla, evocadora, capaz de atrapar el instante y la memoria. En ella, nos habl...