sábado, 14 de agosto de 2010

Frank Ruffino: DIABLOS ALUCINADOS o el amor, el mito y la muerte.

Frank Ruffino (1965) Nace en España, pero su vida ha transcurrido casi en su totalidad en Tilarán., Costa Rica. Es periodista. En 1999, funda el periódico El Florense. En el 2007, su libro viaje de ausentes recibe el segundo lugar en el "Certamen Macedonio Palomino para obra publicada". En el 2009, su obra Canto sin nombre fue premiada en el Certamen Literario Brunca de la Universidad Nacional. Ha publicado tres poemarios: DIABLOS ALUCINADOS (2002) Torre de vigilias y Lágrima fingida (2003) viaje de ausentes (2006).

La poesía es un milagro, a veces sortilegio. La poesía es conjunción entre lo que se ve y no se ve, es palabra mágica, a veces arrullo, eco. El primer libro de un poeta es semilla de un árbol por crecer y dar su fruto. Al principio todo es germen, el espíritu de un dios sobre las aguas empolla un universo. Extrañamente, los poetas abjuran de sus primeros libros, ven en ellos aquello que no se dio, porque se iba a dar  después en sus próximos. Hay ejemplos como el de Juan Ramón Jiménez y sus Ninfeas, de Luis Cernuda y su Perfil del aire, de Mario Picado y su Noche, en tus raíces un puerto están naciendo. Probablemente, si no hubieran existido estos intentos de crear una obra, ahora no existiría Diario de un poeta recién casado, Desolación de la quimera o Serena longitud. El primer libro tiene la particular de mostrar los sueños y las obsesiones del poeta, su intimidad al desnudo. A partir de él se reseña un historia particular que busca ser universal.
DIABLOS ALUCINADOS es un poemario, como tantos otros, dividido en secciones: Diablos alucinados, Quetzalcoatl-Padre, Poemas del aparecido, Trítico del aparecido y La muerte en sus orgías. Cada sección evoca un asunto: el amor, el mito, el poeta y la muerte. Cada tópico se desarrolla de acuerdo con la experiencia personal del poeta. La visión del amor como fuerza que da cohesión al universo, del mito como ruptura con el universo, del poeta frente o contra el mundo, de la lucha con la muerte como segadora de la vida y del tiempo.
En la sección "Diablos alucinados" predomina el tema del amor, insoslayable en casi todos los poetas, el amor es una fuerza que seduce, engaña, ofusca, enferma. Pero el amor también es cultura, historia de historias, el mundo que se abre a los ojos del poeta. El poema que da título al libro "Diablos alucinados" es una buena muestra:

elíxir demoniaco

creador de razas

Afrodita
nos lanza
a sus llamas
fervientes

el inmenso caldero
del amor

avanzamos
en un aparente
estado de sonambulismo
que va contra corriente
de la vida:
pasamos hambre
a sus pies
nos tiramos a su encuentro
aunque nos arrastre
el tren de la pena

es comprarse la desolación
más grande

míseros plomos
soñando  volar

La poesía de Frank Ruffino revela la hibridez de la poesía latinoamericana, una hibridez cósmica y literaria. El poeta enfrentado a la realidad, busca una realidad más alta, busca el amor en los brazos de la diosa. La segunda parte del libro titulada "Quetzacoatl-Padre" mitifica la figura de Chavela Vargas, cantautora mexicana, que reniega de su lugar de nacimiento. Costa Rica. El poeta asume la voz del mito, se transfigura, se apropia de una máscara para cantar con una voz aguardentosa. Paradigmático es poema "Viví como me dio la gana":

I

Yo fui la borracha
más despiadada
de la tierra:

por los caminos
que anduve
cascos de botellas
certifican mi paso
amargo

yo tenía mi copa
hambrienta siempre

mi huella fue de tifón

no hubo quien contuviera
estas ansias:
era mi amor grande
por el delirio

yo compinche
no he sido
más que de Baco
y Dionisio
mis hermanos
no más

era mi hora cruda
del infortunio
era una peste
que yo me daba
porque se me daba
la gana

II

que soy ahora
a la vuelta de estos años
cuando la pena
ha baldado
mis ganas por completo

cuando ya ni siquiera
sé para qué se inventó el tiempo

desterrada y solitaria
de donde partí

no me arrepiento de nada

"Viví como dio la gana" es la crónica de una vida entregada a los placeres prohibidos, al libre albedrío. El poeta, como en un teatro, asume un personaje, una voz y desencadena un reflexión entre la vida y el tiempo. La tercera sección "Los poemas del aparecido" y "El tríptico del aparecido" como colofón, coloca al hablante lírico como núcleo del conjunto. El poeta y sus relaciones con el mundo, con lo que está afuera, como también lo que está adentro. La necesidad de establecer un vínculo, mediante la descripción de sensaciones y sentimientos, busca crear un empatía con el lector. El poema "Tierra adentro" ejemplifica la expuesto:

tapias
con sus hiedras
amargas

tristemente
musgosas:

mis conocidos
mojones
donde la soledad
tiende su cresta
gris

separando
luz y sombra
haciéndome
un hombre
de claroscuros
insólitos

aquí vivo yo
reza un graffiti

aquí vive el solitario
poeta con su arpa

aquí vive

sigue la inscripción

uno para quien
todo es afán inútil
aquí vive alguien
que hace sus versos
no para alcanzar
el alto canto
ni la fama
sino por practicar
tiros libres
con el bote de basura
desde este inquilino
ha dejado sueños
poemas largos
como caminos
hacia el cielo
madrugadas
rotas e inútiles
ha sido por puro juego

El poema es una muestra del desencanto patente en el siglo XXI, cuando ya la poesía no es el lenguaje de los magos, los alquimistas, los sacerdotes o los guías del pueblo. El poeta ya no transforma la realidad, sino que la describe por puro juego, porque hombre no puede vivir sin su arte. La última sección "la muerte en sus orgías" es un tour de force con la muerte, la antropomorfización de la muerte permite satirizarla, hacerla objeto de las burlas del poeta, como sucede con el poema "GRAN REINA":

atindamente
escribo de la Muerte
por ser Ella
tan importante:

el personaje
más conspicuo
que reconocen
mis sentidos

Ella es la actriz
más consagrada
la cantante más
aplaudida
la señora más
temida

y nunca se
ha conocido
encantadora más insobornable

para quien
un rey
es como un mendigo:

la Muerte
comunismo glorioso
la lección más grande
de humillación
para los soberbios
adictos siempre
a seguir viviendo


La poesía de Frank Ruffino es de una extraordinaria sencillez y concisión, en la que sobresale la claridad por encima de las referencias culturales. La historia y la cultura son componentes que ayudan al mensaje que el poeta quiere transmitirnos. Se aprecia cierto humor negro o agridulce, una dosis grata de desencanto. Una poesía que se aleja del lirismo telúrico nerudiano tan en boga en la poesía costarricense. El humor que se percibe en este libro es un dejo de la antipoesía que ironiza el discurso del poético poeta. La ironía es el gran descubrimiento de Nicanor Parra, para desacralizar el discurso y el mito del poeta. La poesía es un largo camino que poeta inicia con paso firme, pues el final del viaje no lo conocemos, aunque lancemos las cartas del Tarot sobre la mesa.

12 comentarios:

  1. Estimadísimo Poeta Cristian Marcelo Sánchez:

    Disculpa no haya venido desde que publicaste esta entrada acerca de mi primer libro. Muchas gracias por tomarte tu tiempo y esfuerzo intelectual para hablar, interpretar...algo de tal publicación, que por motivos expuestos vía mail hace unos días, prefería no recordar ni exhibir, pero qué cosas, mi pobre corazón se agita y descubro tu gran sinceridad a la hora de abordar este poemario de 2002 por lo que te agradeceré infinitamente tu labor con éste y otros muchos poetas y publicaciones echadas al "agujero de gusano" de la cultura tica con sus escritores y artistas.

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank.

    ResponderEliminar
  2. Poeta Sánchez:

    Además de buen poeta eres realmente impulsor de la cultura nacional, en momentos en que los grandes medios tienen poco espacio para ella, y si dan algo es para un reducido grupo de artistas y escritores. Hasta que cansa Áncora y su mezquino editor siempre con la misma cantinela y los mismos tres o cuatro gatos. En vez de renovarse estos medios dando oportunidad y siendo más incluyentes, en esta coyuntura histórica en donde todo es casi por medios de la red como los blog, redes sociales...

    Estamos en otros tiempos, periódicos en papel... Ja, casi nadie lee!

    Besos,
    Rossi.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Pionero de la poesía estancial: sean bienvenidas tus visitas a este humilde cadalso: espacio de reflexión y amistad.

    Estimado Frank: sea pues esta reseña un humilde homenaje a tu labor poética. Siempre me han fascinado los primeros libros, por ese algo de virginal e inocencia que tienen. Un fuerte abrazo fraterno y tu amistad sincera.

    Estimada Rossi: Gracias por tu visita, a veces, siento que les quedó grande la literatura costarricense a aquellos que la reseñaban en los periódicos nacionales, cuando no era el elogio burdo al amigo, era la serruchada de piso, entre andar de lame... o con el serrucho en la mano, se les olvido que era para dar a conocer nuevas creaciones, educar al público, y crear consciencia sobre la lectura. Pero, hoy la literatura tica está invisibilizada, y es increíble la cantidad de títulos que se publican, y solo aparece el acuse de recibo, algo totalmente lamentable.
    Un fuerte abrazo fraterno

    ResponderEliminar
  4. La poesía hay que celebrarla. Y un comentario es eso. Vayan, pues, mis mejores parabienes.
    André Cruchaga

    ResponderEliminar
  5. Excelente Ruffino, que bueno contar con una radiografía de tu trabajo. Y que bien que nuestro amigo Cristian nos regale su intelecto y su tiempo, laborando estos análisis. Sus trabajos siempre son muy serios y documentados y esto es un invaluable aporte para la literatura nacional. Me sumo a Cruchaga y me dispongo a celebrar la poesía.

    ResponderEliminar
  6. Estimado André Cruchaga: estoy completamente de acuerdo con vos, hay que celebrar la poesía, no dejar que caiga en el olvido, no dejar que la cubra el silencio.
    Un abrazo fraterno

    Estimado Melvyn: Gracias, por venir y dejar tu granito de arena en este minúsculo espacio de la poesía costarricense.
    Un abrazo fraterno

    ResponderEliminar
  7. Poetas André Cruchaga y Melvyn, amigos:

    Con el permiso de nuestro fino anfitrión, el poeta Cristian Marcelo Sánchez:

    Muchas gracias a los dos por secundar este magnífico trabajo que hace el poeta y crítico Cristian Marcelo Sánchez con los homólogos nacionales, esto en un rescate forzado que ha emprendido Sánchez de libros y poetas (isas) prácticamente echados en el olvido por esta cultura excluyente. Le decía hace pocos minutos -vía mail- a la escritora Evelyn Ugalde que el director de Áncora (La Nación), Víctor Hurtado Oviedo es como si fuera un director de Deportes saprissista envenenado que solo saca cosas de la escuadra morada argumentando que ningún otro equipo ni jugadores existen (así de patético mi ejemplo para describir esta situación). Cuando gané un segundo lugar en un importante certamen, le mandé información y me contestó en una larga carta que él solo publicaba poesía, que el verso libre no existía. Jolines: ya La Nación, por solo este "dictador" editorial, perdió a miles de lectores, casi todos escritores y artistas ticos.

    Ante tal panorama, debemos hacer algo: reunirnos varios poetas e ir a hablar con el director de Diario Extra, don William Gómez, y plantearle nuestro malestar y que nos dé la oportunidad de fundar una revista cultural, aunque sea cada 15 días, donde lógicamente funja como editor honorario -al principio, luego vendrá mucha publicidad y tendrá su remueración económica por su valioso trabajo- el poeta Cristian Marcelo Sánchez y una plantilla de colaboradores poetas, escritores, pintores...: Melvyn Aguilar, Alexánder Obando -narrativa-, Evelyn Ugalde, Lussiana Naranjo, este servidor; y distinguidos colaboradores internacionales como el poeta amigo André Cruchaga, las poetisa Marisol Briones, Marian Raméntol Serratosa, la pintoras Claudia Botero y Carmen Molins (amigas mías todas), etc.

    Debemos reunirnos primero varios de nosotros -sea físicamente o virtualmente, pero hacer algo!-. Redactar carta a don William Gómez, enviársela y solicitar en ella reunión. ¿Qué opinan? poetafrankruffino@hotmail.com

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank.

    ResponderEliminar
  8. ...bueno poeta: este invento del blog ya es cosa grande pues te pueden leer en todo el mundo!

    Abrazos,
    Frank.

    ResponderEliminar
  9. ...y sin necesidad de la infernal Áncora y su diabólico e inquisidor editor (tres o cuatro gatos -as- la leerán los domingos. No creo más de eso! ...de seguro la usen más en el retrete 15 días después...). Jajajajaja!

    Abrazos,
    Feliz semana tengan todos
    y acéptenme mis sarcasmos benéficos y terapeúticos, al menos en mí.

    Frank.

    ResponderEliminar
  10. Cristian Marcelo:

    Me enteré de esta excelente crítica que haces de este libro en "Asamblea de palabras" del poeta español Francisco Cenamor que publicó nota sobre el premios concedido a Ruffino.

    Te felicito de verdad por tu acuciosidad y desprendimiento, como dijo alguién por ahí.

    Abrazos,
    Justo Poe.

    ResponderEliminar
  11. Hola Cristian.

    He encontrado tu sitio por este enlace que haces de la impresión de ·Diablos alucinados",te felicito porque es un estudio pormenorizado y hermoso del contenido de su texto, reflejando la esencia de lo que es. Como el libro en sí que he tenido el gusto de leer, mi cercanìa con Frank (es mi novio desde hace seis meses) y respeto mucho su poesía-antipoesía. Ahora, un día de estos, estábammos en Tilarán y tomó varios mensajes cruzados entre los dos y obtuvo como 20 poemas que tituló "Para descifrar la aurora". Realmente es un ser que ama la poesía y su oficio.

    Te felicito por tu sitio, te sigo visitando. Saludos!

    ResponderEliminar

DECÁLOGO DEL POETA MEDIOCRE

1. Escribir de cosas hermosas no hace bueno un poema Las rosas y las joyas, estamos de acuerdo, son hermosas. Pero incluirlas en un poe...