lunes, 21 de junio de 2010

XXXII


Al borde de tus labios, el vacío,
el vacío salvaje del deseo,
un vacío tan hondo que entreveo
en la tierna dulzura del rocío.

Al borde de tu piel, escalofrío,
el delirio de un sueño en apogeo,
entre brisas y alas, un gorjeo
del océano o crespúsculo tardío.

Tu cintura es profunda como un cauce
y me arrastra, mujer, en remolinos,
por un mundo de sombra y porcelana.

Tu cuerpo es tan triste como un sauce,
se me pierde en un valle sin caminos,
como el terco recuerdo de un mañana.

Cuaderno de galanterías (2006-2010)

3 comentarios:

  1. Poeta amigo Cristian Marcelo:

    Esta etapa creadora estilando esta composición del soneto, ya dice mucho de tus grandes capacidades poéticas. Pocos poetas reconocidos con el verso libre se atreven a incursionar en este tipo de expresión antigua tan amada y respetada, y menos atinan como tú. Realmente impresionante.

    Puedes mandarme tu dirección física a mi correo o la dejás en un comentario en mi blog y con mucho gusto te hago llegar, sin coste, mi libro "Viaje de ausentes".

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank.

    ResponderEliminar
  2. Cristian, llego a tu blog gracias a Pere Bessó. He visto en su blog cómo admira tu poesía y aquí estoy leyendo y disfrutando tu poética.

    Este soneto es elegante, vivo, lleno de fuerza. Me encantan los sonetos que fluyen naturales como éste.

    Enhorabuena
    Un abrazo
    Ana

    ResponderEliminar
  3. Estimada Ana Muela: muchas gracias, por tu visita, por tu sincero comentario...
    Un fuerte abrazo
    desde Costa Rica

    ResponderEliminar

DECÁLOGO DEL POETA MEDIOCRE

1. Escribir de cosas hermosas no hace bueno un poema Las rosas y las joyas, estamos de acuerdo, son hermosas. Pero incluirlas en un poe...