sábado, 26 de marzo de 2011

Nirvana

Me incorporo a esta ciudad llameante, digo este cielo azul algún día tendrá un filo gris. Algún día, el amanecer, que nos espera en el próximo cinema, será cortante como un cuchillo de cocina. Algún día, esta larga espera se verá envuelta en la sangre de mis nobles conciudadanos, la sangre que llena los hoteles, rebasa las calles inundadas de espejos, y arrasa todo drenaje y astrología. En esta ciudad, que acabo de llamar amada, donde todo supura liquen, hollín y quemadura, pondrá su pie la belleza muerta, y seremos felices como los niños que se deleitan haciendo arder hormigueros y arañas. En esta ciudad que nos vio fornicar hasta el hastío, seremos felices cazando a nuestro prójimo, nuestro prójimo nos dará el sustento necesario, para abrazar la vida eterna, cristianamente hablando, desde luego…

de Corriente subterránea (2004-2010)

viernes, 25 de marzo de 2011

¿Suerte?

Hay días torcidos como éste,
en que me digo: ten fe, aún hay esperanza,
y de la niebla arcaica una paloma
abre las alas,
suena un disparo,
salta una flecha,
estalla el fuego,
y cae una bola roja
desplumada.
Hay días torcidos como éste,
en que las escaleras hacen fila,
gatos negros
se cruzan a mi paso,
juego doce pero siempre cae en trece,
y al contacto con mi aliento
se quiebran los espejos.
Torcidos días como éste,
en que todo lo amargo
me sonríe...

de Corriente subterránea (2004-2010)

domingo, 20 de marzo de 2011

Sueño

La niebla es un fruto más del paisaje,
dormida y lejana,
me es indiferente.
Solo cuando se acuesta
y aspiro medusas y corazones,
me dan ganas de darme
un banquete de niebla.
Es delicioso
acostarse neblinamente ardiente,
besar esos labios húmedos,
casi fantasmales.
Acurrucado sobre sus pechos redondos,
se bebe una leche
blanca y vaporosa.
Da gusto acostarse en la niebla,
sobre todo
cuando las horas se evaporan
en palomas marchitas.
Desgraciadamente,
no vivimos dentro de la niebla,
así, cuando llega,
nos despertamos desnudos
en su honda delicia.

de Corriente subterránea (2004-2010)

viernes, 18 de marzo de 2011

Margen de vos

Cuando te marchas, dejas un vacío infinito.
Las palabras no pueden llenarlo,
las palabras solo hacen muecas
o bailan en anaqueles polvorientos.
Junto colores, figuras, piedrecillas,
para llenar el vacío que has dejado en la casa.
Salgo al mundo y robo puentes, túneles,
calles y alondras,
solo para llenar el vacío que has dejado.
Predico religiones,
reúno círculos de artistas,
clanes de hipocondríacos,
solo para llenar el vacío que has dejado...
Organizo mítines, huelgas, grupos subversivos,
me implicó en atentados, revoluciones,
en protestas violentas,
solo porque has dejado un vacío
sin fin en esta casa.
Así que vuelve pronto,
no vaya a ser que destruya la ciudad
mientras te ausentas en la nada.

de Corriente subterránea (2004-2010)

miércoles, 16 de marzo de 2011

Credo cuatro

No tengo otra esperanza
que un verso áspero y suicida.
Daga fui,
abrí las venas de la eternidad
para beber del vacío,
escuché a los poetas callejeros
gemir en sus colchones rotos,
cantar desde Pink Floyd a Nirvana.
Daga fui, el corazón del cielo
lo ofrecí a los cerdos,
a los trascendentes bardos del fango,
sus odas al pepino
me hicieron arrojarme del espejo.
Fui daga,
jóvenes sátiros que anheláis
la piel de la muchacha inmaculada.
Cantad conmigo
en esta tierra de gallinas
y bueyes,
de bueyes
y gallinas.

de Corriente subterránea (2004-2010)

sábado, 12 de marzo de 2011

Balada tropical revolucionaria

Al caer la tarde, respiro una dulzura juvenil. Allende está muerto.  Al caer la tarde, el cóndor mohicano arroja ángeles al aire. Al caer la tarde, el tiburón caza dantas en los cielos. Al caer la tarde, amor mío, cocina transistores. Al caer la tarde, un viejo y una vieja. Al caer la tarde, a pelar limones. Al caer la tarde, Guantanamera. Al caer la tarde, me fajo y refajo este suspirillo. Al caer la tarde, vi gente correr. Al caer la tarde, no estabas tú. Al caer la tarde, una noche sí, la otra, no…

de Corriente subterránea (2004-2010)

Melancolía

Lluvia y montañas, tanto aliento y él, Cerbero, puerta a puerta. ODI ET AMO. Altar, el cuerpo, y esta estación en reposo aguarda un colmillo no deseado. Cantar a Maldoror, estos viejos huesos, esta estridencia, este ponerse los zapatos. Chasquea el aire, un dedo, mil dedos, diez mil dedos, siempre el uno. Allá, acá, acullá, suelto las grullas y camellos…

de Corriente subterránea (2004-2010)

miércoles, 9 de marzo de 2011

Trasparencias

Fuera que sales de tu casa y el Waterloo enciclopédico, y el no ser y el no saber. Fuera solo el instrumental para una cirugía lunar. Fuera que te llama tu mujer, y aprietas el paso, y agarras cualquier flor violable e inviolada. Fuera que te ríes de tus lamentos, de tu perra muerte. Fuera que el exabrupto impide a tus colmillos hender la estrella. Fuera que entras y te arrojas al fondo de tu alma, con un coro de locos. Fuera que no ves TV... que no vas al teatro, que no sales de tu casa, que no sales nunca, que no estás ni vivo…

de Corriente subterránea (2004-2010)

martes, 8 de marzo de 2011

Afueras

Cómo crecen los árboles en este pozo, azul y verde. Cómo crece lampiño el cielo, cómo los pajaritos del Señor adoran el verde-verde … azul como yo me he vuelto, como yo he caído, como yo he sido y he visto en las alcantarillas los nibelungos, y he oído chisporrotear la Polla Récord, servir al camarero bisexual unas langostas de Maguey. Así yo, y tú y el joven Mainor y el viejo Minor, ambos poetas, cada uno con su crepúsculo tardío y su cerebro de gusanos, así como así, como todos, amigos y enemigos, a la vez nos saludamos.

de Corriente subterránea (2004-2010)

sábado, 5 de marzo de 2011

Serenata

En cuanto marzo, la noche era un bosque de cipreses. Un bosque era el Parque Nacional y su Monumento Nacional, frente a la Biblioteca Nacional. Me dolió el esternón, el cielo barrido por demonios; el aire, en la última clavícula del guitarrón. Me dolieron tus Mariachis, me dolió Adviento, Nostra Cosa Morta. Me dolió el mundo, el Amigo Secreto. Tenía tan pocas cosas viejas, todo era nuevo, tan nuevo y reciente como la primavera, ni una telaraña en tus semáforos. ¡Dios, mío! El Parque Central era demasiado sucio, un mar que apesta a lebreles, hamburguesas y  bananos. Si al menos hubiese un Océano en tus calles, una canción, en tu alma, un bosque, qué inútil un bosque de cerillos sobre la luna llena que cae en tus labios.

de Corriente subterránea (2004-2010)

jueves, 3 de marzo de 2011

Espejo doble

Al doblar la esquina, el espejo dice tarde.
Escuchas quien viene, quien se va.
Alter ego, sombra, no pierdas el animus.
Escarabajo no seas vos, no seas tú…
Perro de muerte, toro de traba.
¡Oh violín perfumado, oh calzón musical!
Apuesto que existe el existir…

II

Si llueve, hazte a un lado,
Deja que se moje el mundo,
Deja que los gritos jueguen con los charcos,
Al viento le conmueve ver tantas heridas,
Las palomas persiguen estornudos,
El gato persigue su alter ego,
Y yo me repito en ti
Como tú te repites en mí…
El espejo se tumba cuando hace calor.

de Corriente subterránea (2004-2010)